Argelaguer Vall del Llierca

Garrotxa: Argelaguer – Tortellà – Montagut i Oix – Sales de Llierca – Sant Jaume de Llierca – Fundat l´any 2005

A la vora del precipici la caiguda del preu del petroli

Posted by lejarza en 20 marzo, 2015


A la vora del precipici la caiguda del preu del petroli

Michael T. Klare

A finals de la primera dècada d’aquest segle, les grans petrolieres van abraçar junts la nova estratègia de maximització de la producció, “perfora, noi, perfora”. Van realitzar les inversions necessàries, van perfeccionar la tecnologia per extreure el petroli difícil i, de fet, es van imposar al declivi dels jaciments de “petroli fàcil” existents. En aquests anys van aconseguir augmentar la producció de manera notable, incorporant jaciments de petroli cada vegada més difícils d’accedir.

Segons l’Administració d’Informació d’Energia dels Estats Units (EIA, per les seves sigles en anglès), la producció mundial de petroli va pujar de 85,1 milions de barrils diaris en 2.005-92.900.000 el 2014, malgrat el declivi continuat de molts jaciments a Amèrica del Nord i Orient Mitjà. Fa un any, quan va afirmar que les inversions de la indústria en noves tecnologies de perforació havien fet fugir el fantasma de l’escassetat de petroli, l’últim conseller delegat de BP, Bod Dudley, va assegurar al món que les grans petrolieres s’estaven expandint i que la única cosa que havia tocat sostre era “la teoria del zenit del petroli”.

Això, per descomptat, va ocórrer just abans que el preu del petroli es despeñase i immediatament va posar en dubte la pertinència de seguir extraient petroli a nivells rècord. L’estratègia de maximització de la producció dissenyada per O’Reilly i els altres consellers delegats es basava en tres premisses fonamentals: que, any rere any, la demanda continuaria augmentant; que aquesta demanda creixent asseguraria preus prou alts com per justificar les costoses inversions en petroli no convencional; i que la preocupació pel canvi climàtic no alteraria l’equació de manera significativa. Avui, cap d’aquests supòsits és vàlid.

La demanda seguirà augmentant -això és innegable, donat el creixement esperat de població i ingressos mundials- però no al ritme al que estaven acostumades les grans petrolieres. Cal tenir en compte el següent: el 2005, quan moltes de les inversions més importants en petroli no convencional estaven en la seva fase inicial, l’EIA va pronosticar que la demanda de petroli arribaria als 103,2 milions d’barrils diaris el 2015; en aquest moment ha rebaixat aquesta xifra fins als 93.100.000 de barrils. Aquests 10 milions de barrils diaris de consum esperat “perduts” potser no semblin gaire considerant el nombre total, però no cal oblidar que les inversions multimilionàries de les grans petrolieres en energia difícil es basaven en la materialització d’aquesta demanda afegida, la qual justificaria els alts preus necessaris per compensar els creixents costos d’extracció. No obstant això, amb la desaparició de molta de la demanda anticipada, els preus estaven destinats a enfonsar-se.

Les indicacions actuals suggereixen que el consum continuarà sent inferior al que s’esperava en els propers anys. En una anàlisi de les tendències futures publicat el mes passat l’EIA assenyalava que, a causa del deteriorament de les condicions econòmiques globals, molts països experimentaran un alentiment del creixement o bé una reducció real en el consum. El consum de la Xina, per exemple, es preveu que creixi només en 0,3 milions de barrils diaris durant aquest any i el que ve; molt lluny de l’augment de 0,5 milions de barrils diaris que va experimentar el 2011 i 2012 i del d’un milió de barrils en 2010. Mentrestant, a Europa i el Japó es preveu un descens del consum durant els propers dos anys.

L’Agència Internacinal d’Energia (AIE), un dels braços de l’Organització per a la Cooperació i el Desenvolupament Econòmic (OCDE, el club dels països rics i industrialitzats), suggereix que aquest alentiment de la demanda probablement continuï més enllà de 2016. Encara que la AIE va predir que els baixos preus de la gasolina podrien estimular un increment del consum als Estats Units i altres pocs països, la majoria d’ells no experimentarà aquesta millora i per això, segons aquest organisme, “el recent declivi dels preus només tindrà un impacte marginal en el creixement de la demanda en el que queda de dècada”.

Dit això, l’AIE creu que el petroli mantindrà un preu mitjà d’uns 55 dòlars per barril el 2015 i no tornarà a assolir als 73 dòlars fins al 2020. Aquestes xifres estan molt per sota del que seria necessari per justificar la inversió i la explotació del petroli difícil com les sorres bituminoses canadenques, el petroli de l’Àrtic i nombrosos projectes d’esquist. De fet, la premsa econòmica està plena d’informes sobre megaprojectes energètics aturats o suspesos. Shell, per exemple, va anunciar al juny que havia abandonat els seus plans per construir una planta petroquímica a Qatar, la inversió era de 6,5 milers de milions de dòlars, al·ludint al “clima econòmic actual que preval en la indústria energètica”. Alhora, Chevron va aparcar el seu pla de perforar al mar de Beaufort, i la noruega Statoil va donar l’esquena a la perforació a Groenlàndia.

Existeix a més un altre factor que amenaça el benestar de les grans petrolieres: el canvi climàtic ja no es pot excloure de cap model de negoci energètic futur. Les pressions per afrontar un fenomen que podria aniquilar, en el sentit més autèntic de l’expressió, la civilització humana són cada vegada més grans. Encara que en aquests anys les grans petrolieres han gastat ingents quantitats de diners en una campanya per aixecar dubtes sobre la base científica del canvi climàtic, cada vegada són més les persones que estan començant a preocupar pels seus efectes -condicions meteorològiques extremes, tempestes més intenses, períodes més llargs de sequera, augment del nivell del mar, i altres- i exigeixen que els governs actuïn per reduir l’abast de l’amenaça.

Europa ja ha adoptat mesures per reduir les emissions de carboni en un 20% per al 2020, comparat amb els nivells de 1990, i per aconseguir majors reduccions en les pròximes dècades. Xina, encara que segueix augmentant la seva dependència dels combustibles fòssils, finalment ha promès almenys arribar al límit de les seves emissions de carboni en 2030 i augmentar l’ús de fonts d’energia renovable fins a arribar al 20% de l’energia total aquest mateix any. Als Estats Units, els cada vegada més rigorosos estàndards d’eficiència energètica obligaran que els cotxes venuts el 2025 rendeixin una mitjana de 54,5 milles per galó, el que reduirà la demanda nord-americana de petroli en 2,2 milions de barrils diaris. (Per descomptat, el Congrés, amb majoria republicana i fortament subsidiat per les grans petrolieres, farà tot el possible per eradicar les restriccions al consum de combustible).

No obstant això, malgrat la insuficient resposta que s’ha donat fins ara als perills del canvi climàtic, la qüestió segueix sent el mapa energètic, i la seva influència global en la política només pot augmentar. Tant si les grans petrolieres estan preparades per admetre com si no, l’energia alternativa està ja en l’agenda mundial i no hi ha marxa enrere. “Estem en un món diferent del que existia l’última vegada que vam veure una caiguda estrepitosa del preu del petroli”, va dir al febrer Maria van der Hoeven, directora executiva de l’IEA, referint-se al ensorrament econòmic del 2008. “Les economies emergents, en particular la Xina, han entrat en fases de desenvolupament menys intensives en petroli … A més, les preocupacions sobre el canvi climàtic estan influint en les polítiques energètiques [i per això] les renovables estan cada vegada més generalitzades “.

Naturalment, la indústria petroliera està esperant que l’actual caiguda del preu s’inverteixi aviat i que amb nivells de 100 dòlars el barril torni el seu model de maximització de la producció, que ara està ensorrant. Però aquestes esperances de retorn a la “normalitat” són quimeres energètiques. Com suggereix van der Hoeven, el món ha canviat de manera significativa i pel camí ha destruït les bases sobre les quals descansava l’estratègia de maximització de la producció de les grans petrolieres. Els gegants energètics s’hauran d’adaptar a les noves circumstàncies reduint la seva activitat, o bé afrontar el risc de ser absorbits per companyies més hàbils i agressives.

Argelaguer - Girona -  The Oil Crash Lejarza en l'ocàs del petroli el creixement és impossible

Argelaguer – Girona –
The Oil Crash Lejarza en l’ocàs del petroli el creixement és impossible

Anuncios

4 comentarios to “A la vora del precipici la caiguda del preu del petroli”

  1. lejarza said

    La “fiebre” de los hidrocarburos amenaza el litoral español

    Enric Llopis

    El petróleo apareció por primera vez en el estado español el 6 de junio de 1964. La fortuna recayó en el Pozo de Ayoluengo (Burgos). 50 años después, con los precios del crudo en caída libre y la amenaza de colapso a escala planetaria, el litoral español se ha convertido en un venero para las compañías de hidrocarburos. Numerosas peticiones para investigar la existencia de gas y petróleo, que las organizaciones ecologistas denuncian por su fuerte impacto ambiental, se han presentado ante el Ministerio de Industria en los últimos años. En dos meses (agosto y octubre de 2014) el gobierno ha despejado el camino a cuatro sondeos exploratorios, en Tarragona, dos frente a las costas de Vizcaya y Canarias.

    Para explorar los recursos gasísticos y petrolíferos en el subsuelo marino, las compañías utilizan cañones de aire comprimido remolcados por un buque. Los disparos, que pueden alcanzar los 7.000 metros de profundidad en el suelo del mar, emiten ondas acústicas de entre 215 y 265 decibelios (las del motor de un avión a reacción se sitúan en los 140 decibelios). Con independencia de los impactos que pueda generar una posterior extracción de hidrocarburos (si los sondeos satisfacen la previsión empresarial), esta primera fase de sondeos exploratorios es, según las organizaciones ecologistas, altamente contaminante. Entre otros impactos, se apunta el “estrés” acústico generado en la fauna marina, la posible liberación de elementos contaminantes del subsuelo (arsénico, plomo o benceno), la afección sobre los hábitats de interés y a los recursos pesqueros.

    El Ministerio de Industria ha recibido al menos cinco solicitudes de permisos de investigación de hidrocarburos en el subsuelo del mar, que todavía no han recibido respuesta. El 28 de julio de 2011 Capricorn Spain Limited (filial de la transnacional Cairn Energy) pidió los permisos para indagar la existencia de bolsas de gas y petróleo en cinco áreas del Golfo de León (frente a las costas de Cataluña), sobre una superficie de 1,15 millones de hectáreas. En un ámbito similar (el Golfo de León, frente a las costas de Cataluña y Baleares), Seabird Exploration presentó por primera vez en 2011 una iniciativa de exploración, que fue archivada por la Administración en enero de 2014 por incumplimiento de los plazos. Pero la empresa ha retomado el proyecto y lo ha vuelto a presentar en las ventanillas ministeriales.

    La reanudación del proyecto ha avivado la polémica, por la tramitación burocrática y por los impactos ambientales. Aliança Mar Blava, que agrupa a más de 80 instituciones públicas, organizaciones sociales, ecologistas y entidades de los sectores turístico y pesquero de Ibiza y Formentera, ha calificado como “fraude de ley” la nueva tramitación, ya que se pretende la validación de los trámites realizados por la empresa en 2011. Mar Blava critica asimismo el “pésimo” Estudio de Impacto Ambiental presentado por Seabird Exploration, al tiempo que califica el proyecto de “inasumible”, “por los múltiples impactos sobre especies de fauna protegida, especialmente tortugas o cetáceos, y también sobre los importantes caladeros de pesca de la zona”. Según Mar Blava, gran parte del “área de adquisición sísmica” (así se denomina la iniciativa) prevista, coincide con el Corredor de Migraciones de Cetáceos. Tampoco la multinacional hace referencia a los riesgos de catástrofe, como la ocasionada por la plataforma Deepwater, propiedad de British Petroleum, en el Golfo de México (abril de 2010). Fue el mayor vertido de crudo de la historia, y tardó tres meses en ser controlado.

    El Mediterráneo se ha convertido en un “dorado” para las empresas dedicadas a la extracción de hidrocarburos. La petrolera escocesa Cairn Energy ha obtenido cuatro permisos de sondeos exploratorios en el golfo de Valencia, y se mantiene a la espera de que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente emita la Declaración de Impacto Ambiental. Cairn Energy opera también en Reino Unido, Noruega, Marruecos, Groenlandia e Irlanda. Según Mar Blava, “en sus prospecciones en el Ártico ha demostrado ser una empresa opaca y con graves deficiencias de seguridad”. En su labor indagatoria en el Ártico, Cairn Energy “se negó durante muchos meses a publicar un plan detallado de respuesta a posibles vertidos en su trabajo de perforación; la publicación del plan demostró que era totalmente inadecuado”.

    En marzo de 2012 Repsol, CNWL Oil España, Petroleum Oil Gas España (del grupo Gas Natural-Fenosa) solicitaron un permiso en el Ministerio de Industria para investigar en 81.487,5 hectáreas frente a las costas de Tarragona. Es el denominado proyecto “Medusa”. La zona es muy rica en caladeros de pesca, además de constituir un área de reproducción de especies como el atún rojo. Destaca asimismo por los cetáceos protegidos (cachalote, rorcual común, zifio de Cuvier, calderón gris y común, así como variedades de delfines y tortugas). Dos terceras partes de esta iniciativa prevista en el Golfo de León se solapan con la parte norte del Corredor de Migración de Cetáceos. Carlos Bravo, coordinador del Secretariado Técnico de Mar Blava, explica que Repsol cuenta con permisos de explotación vigentes frente a las costas de Tarragona desde hace décadas, que ahora pretende ampliar (en torno a la plataforma “Casablanca”, que opera desde 1982).

    Otras solicitudes son las de Capricorn Spain Limited y Shell Upstream Spain, en agosto de 2013, para cinco áreas de investigación denominadas “Mesana”, frente a las costas del País Vasco y Cantabria. La petición para realizar sondeos afecta a 458.625 hectáreas de subsuelo marino. Oil and Gas Capital pidió los permisos para las iniciativas “Culebre 1” y “Culebre 2” en mayo de 2011, para investigar la existencia de hidrocarburos en 37.314 hectáreas marinas y terrestres del territorio asturiano. En septiembre de 2010, la misma compañía solicitó permiso ante el Ministerio de Industria para sondear 19.845 hectáreas terrestres y marinas del País Valenciano. En Cantabria, Castilla-León y el País Vasco, el proyecto “Galileo”, presentado en diciembre de 2011, afecta a 77.737 hectáreas.

    ¿Existe una “fiebre” de los hidrocarburos en el litoral español? El portavoz de Ecologistes en Acció del País Valencià, Carlos Arribas, responde afirmativamente. Alcanzado el “pico” del petróleo, explica, se buscan hidrocarburos en lugares donde la extracción es económicamente mucho más costosa que en la superficie terrestre, por ejemplo, las aguas profundas. Y se utilizan métodos como el “fracking”. Además, los sondeos de prospección requieren una fuerte inversión de las empresas, que en muchas ocasiones no resultan fructíferos (las probabilidades de éxito de Repsol en los sondeos de Canarias oscilaban entre el 15 y el 20%). Pero si se explota finalmente alguno de los pozos, la inversión inicial ya es provechosa. Es cierto, además, que el precio del crudo ha caído un 50% en el último semestre, pero “las empresas trabajan con los precios que tendrá el petróleo de aquí a cinco años, y en ese sentido la perspectiva es de precios crecientes”, apunta Arribas. El portavoz de Ecologistes en Acció señala la “connivencia absoluta” del ministro de Industria, José Manuel Soria, con los proyectos extractivos, y especialmente con Repsol, “como se ha visto en Canarias o la expropiación de YPF por el gobierno argentino”.

    Parecida es la tesis de Carlos Bravo. “El propósito final de todos estos proyectos es extraer petróleo en el subsuelo marino, en aguas profundas, por medio de plataformas marinas en alta mar”, introduce. Muchas de las propuestas (Repsol en Canarias, Carin Energy en el Golfo de Valencia o el proyecto Siroco en el Mar de Alborán) proceden en muchos casos de la primera década de 2000, cuando el barril de petróleo se situaba en cotas altas. “Hoy los yacimientos de petróleo convencional casi han desaparecido”, apunta Bravo. El portavoz de Mar Blava señala la mezcla de intereses políticos y corporativos. “El gobierno del PP agiliza y da alas a estos proyectos extractivos”. El Ministerio de Industria, añade, ha pedido en numerosos foros que se le presenten iniciativas para la explotación de hidrocarburos. “Es un planteamiento decimonónico”, concluye, que explica la “fiebre” del petróleo. De hecho, el estado español ha perdido la posición de liderazgo en energías alternativas, al realizar una apuesta cada vez mayor (que empezó con Miguel Sebastián al frente del Ministerio de Industria) por los combustibles fósiles.

    En los últimos meses el gobierno ha allanado el camino a varios proyectos de exploración. El 14 de octubre de 2014 el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente otorgó una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable a las iniciativas “Fulmar-1” y “Pelícano 1”, promovidas por Repsol y Shesa (sociedad dependiente del gobierno vasco) para investigar el potencial gasístico emplazado a 20 kilómetros de la costa vizcaína. El mismo día aprobó Medio Ambiente otra DIA positiva para el proyecto de “adquisición sísmica” Casablanca, que impulsa Repsol en un área de 732 kilómetros cuadrados, a 18 kilómetros de las costas de Tarragona. El objetivo es indagar las reservas de hidrocarburos ubicadas entre 2.400 y 3.000 metros bajo el mar, en el entorno de la plataforma “Casablanca”, donde Repsol opera desde principios de los 80.

    En las alegaciones al proyecto, Ecologistes en Acció de Catalunya señala los impactos sobre los parques naturales del Delta del Ebre y las Illes Columbretes, calificados como Lugar de Interés Comunitario (LIC) dentro de la Red Natura 2000 y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Sobre estos ámbitos también existe una propuesta ZEPIM (Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo), por la relevancia del corredor de migración de cetáceos. “Repsol cuenta con un largo historial de vertidos y delitos ambientales en Tarragona, que han causado grandes daños en la actividad pesquera, turística y el ecosistema marino”, denuncia Ecologistes en Acció, al tiempo que recuerda que está pendiente de sentencia el juicio por presunto delito ecológico contra Repsol, por los vertidos en la fase de prospección en los pozos de “Lubina” y “Montanazo” (costa de Tarragona).

    Por otro lado, el 11 de agosto de 2014 el Ministerio de Industria autorizó a Repsol para que ejecutara sondeos exploratorios en Canarias (la multinacional española encabezaba para estos trabajos un consorcio con Woodside y RWE). En enero de 2015 la transnacional anunció el final de las exploraciones en Lanzarote y Fuerteventura, al considerar que no había encontrado hidrocarburos en la cantidad y calidad esperada. En otros casos, los proyectos están a la espera de resolución definitiva. La iniciativa “Siroco”, que promueven Repsol y Petroleum Oil Gas España (Gas Natural-Fenosa) frente al litoral malagueño (Mar de Alborán), obtuvo Declaración de Impacto Ambiental favorable en junio de 2011, pero no cuenta con la aprobación definitiva de Industria, según fuentes del sector, por temor a que se reproduzcan los efectos sísmicos del proyecto Castor en las provincias de Castellón y Tarragona.

    Las organizaciones ecologistas critican la doble regla de mesurar que utiliza Medio Ambiente a la hora de fijar criterios. Se basan en los razonamientos que utilizó el Ministerio para emitir, en octubre de 2014, una Declaración de Impacto Ambiental negativa al proyecto “Chinook”, cuatro áreas integradas en el Mar de Alborán (Málaga, Granada y Almería) que la empresa canadiense CNWL Oil pretendía “peinar”. En su resolución, el ministerio reconoce que especies de cetáceos como el zifio de Cuvier, el cachalote y el calderón común son “especialmente vulnerables” a la contaminación acústica que producen las prospecciones. “El ruido submarino puede provocar a estos cetáceos daños físicos (pérdida de audición, estrés crónico o hemorragias internas) e incluso la muerte (…). No es posible afirmar que existan épocas de menor sensibilidad ambiental para estas especies”. Respecto al zifio de Cuvier, “está demostrada la relación directa entre actividades de prospección sísmica y varamientos”. Además, “esta especie es muy difícil de detectar debido a sus hábitats de buceo largo y profundo”. Según Mar Blava, con estos criterios se podrían paralizar otras prospecciones validadas por los ministerios de Industria y Medio Ambiente.

  2. lejarza said

    ¿Configura la caída del precio del petróleo un nuevo escenario geopolítico global?

    Ariel Noyola Rodríguez/Gabriela Riveros Medina

    La sobreproducción en el ámbito mundial, la caída de la demanda debido a la desaceleración del crecimiento global, el alza de las cotizaciones del dólar, así como la explotación a través del aceite que otorga el hidrocarburo esquisto bituminoso (grupo de rocas sedimentarias con la suficiente abundancia en material orgánico querógeno como para producir petróleo a través de la destilación), son factores que han repercutido en la caída sostenida de las cotizaciones del oro negro desde mediados de 2014.

    Es indudable que la abrupta disminución del precio ha generado incertidumbre en los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), mismos que sostienen sus presupuestos públicos bajo perspectivas de un rango de precios que oscila entre los 100 y 110 dólares por barril. En la actualidad, sin embargo, los precios se han estabilizado en una banda que va de los 50 hasta los 70 dólares en sus variedades West Texas Intermediate (WTI) y Brent.

    Todo parece indicar que la cotización del energético seguirá enfrentando presiones a la baja en el corto plazo, o al menos con tarifas muy por debajo de las observadas entre 2002 y junio del año pasado (después de la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, las cotizaciones del mercado petrolero mundial se desplomaron, meses después volvieron aumentar ante el valor refugio que los títulos vinculados al petróleo representaron para las inversiones en la esfera financiera).

    Hay que destacar que la caída en los precios del petróleo (así como del resto de los commodities, a excepción de los alimentos) no se trata únicamente de una fluctuación menor, sino que constituye, en realidad, una tendencia crónica y de largo plazo que nos plantea un nuevo escenario geopolítico global. ¿Qué naciones se ven perjudicadas y cuáles se ven beneficiadas tras este nuevo ordenamiento que podría revolucionar, de manera paulatina, el mapa energético mundial?

    Dentro de los beneficiados se encuentran a grandes rasgos los mercados importadores de crudo. En esencia, los territorios donde se encuentran los mayores yacimientos de shale oil o lutitas bituminosas del mundo, posicionándose Australia en primer lugar, seguido de cerca por la Federación Rusa, Estados Unidos, Argentina y Libia, según datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por su sigla en inglés).

    No obstante, debido tanto a factores económicos como medioambientales, ninguno de estos países (a excepción de Estados Unidos) ha destinado un monto de inversiones significativo para el desarrollo tecnológico en la exploración y explotación de estas piedras metamórficas arcillosas procedentes de la fauna y la flora acuática. Es, por lo tanto, Estados Unidos quien se encamina a posicionarse, de manera aparente, como el productor mundial de referencia gracias al aumento sostenido de su producción desde 2013.

    Sin embargo, en cuanto los efectos derivados de la caída de los precios, los casos de Estados Unidos y la Unión Europea ameritan especial atención. Si bien es cierto que por un lado los ingresos de las familias se han visto aliviados por la caída del precio de las gasolinas, por otro lado no obstante, el desplome en las cotizaciones de los productos energéticos ha consolidado la deflación (caída de precios) de la economía en su conjunto y con ello, incrementado los riesgos de caer en una recesión prolongada o peor aún, una depresión económica.

    Asimismo, dentro del grupo de naciones más perjudicadas se encuentran Rusia, Irán, Argelia y Arabia Saudita. Mientras que en América Latina destacan los casos de Venezuela y Ecuador, entre otros países. No obstante, esta disminución en los ingresos parece no afectar tan gravemente a Arabia Saudita (líder mundial en la extracción de petróleo a través de fuentes convencionales), que optó por descartar una reducción en la producción del oro negro en el marco de las reuniones de la OPEP como vía para evitar el desplome de las cotizaciones, aceptando incluso, disminuir la tarifa de precios a sus clientes asiáticos.

    La jugada estratégica del país árabe tiene dos objetivos. En primer lugar, busca conservar su cuota de venta en el mercado petrolero mundial. Y en segundo lugar, constituye un intento por desestabilizar económicamente a Irán, país con el cual mantiene una histórica relación disonante por poseer mayorías musulmanas chiítas en vez de seguidores sunitas, que es como entiende al Islam el Reino Saudí.

    Sin embargo, la estrategia únicamente privilegia los intereses de la Tierra de las Mezquitas Sagradas, mientras que al mismo tiempo provoca graves desequilibrios económicos en los demás miembros de la OPEP. Venezuela y Ecuador, países que pertenecen a la región con la segunda reserva petrolera más importante del mundo, sólo después de Oriente Medio, han sido testigos del desvanecimiento de una tercera parte de su principal fuente de ingresos.

    En la actualidad, Venezuela obtiene 96 por ciento de sus divisas de las exportaciones de crudo. Según cálculos de Barclays, cada vez que el precio del barril se reduce en 1 dólar, el país deja de recibir alrededor de 720 millones de dólares al año. Por otro lado, según los datos más recientes del banco central de Ecuador, las exportaciones cayeron en 805 millones de dólares entre 2013 y 2014. En consecuencia, el gobierno del presidente Rafael Correa anunció recortes por un monto de 1 mil 420 millones de dólares al presupuesto de 2015.

    ¿Deja esta experiencia algún aprendizaje para Sudamérica? Es indudable. Se ha vuelto imperativo generar una mayor diversificación en la composición del comercio exterior. Los gobiernos de la región deben concentrar sus esfuerzos en la construcción de cadenas industriales y tecnológicas horizontales que promuevan, en la medida de lo posible, la producción de bienes de alto valor agregado.

    Asimismo, es necesario poner en marcha cuanto antes el Banco del Sur, ampliar los recursos del Fondo Latinoamericano de Reservas y masificar el uso del Sistema Único de Compensación Regional, los tres pilares de la arquitectura financiera sudamericana que, de manera decisiva, ayudarían a capear el temporal que amenaza con subsumir a las economías de la región.

    Hay que destacar que el petróleo no sólo cumple una función energética, sino que además actúa como un arma de orden geopolítico. La caída de los precios del crudo (es necesario enfatizar que no sólo deriva de la recesión global sino a una estrategia política a largo plazo impulsada por el capitalismo central) dejó al descubierto el carácter vulnerable de las economías sudamericanas, las cuales no han generado estructuras productivas que estimulen la ampliación del mercado interno ni el aumento de los flujos de comercio e inversión al interior de la región, para así enfrentar con mayor resiliencia las fluctuaciones a la baja del ciclo económico.

    En lugar de ello, se han orientado (a través de la imposición por golpes militares) hacia una mayor dependencia de las exportaciones, situación que aunada a la revalorización del dólar, aumenta de manera exponencial las deudas externas denominadas en la divisa estadounidense de los países periféricos.

    En conclusión, a 6 años de distancia del inicio de la crisis, la tendencia deflacionaria cobró fuerza y alcanzó las cotizaciones del mercado petrolero mundial. Los efectos del desplome son diferenciados entre países; y en el caso de las economías sudamericanas, reproducen su carácter dependiente en el mercado mundial al transferir parte del 0.5 por ciento del producto interno bruto global a las economías industrializadas. Esta problemática no sólo afectará a Sudamérica: también podría disminuir la demanda de manufacturas importadas desde China y Europa, lo que repercutiría en una espiral deflacionista de mayor vigor en el viejo continente.

    Finalmente, el escenario geopolítico global, más que favorecer cambios de posiciones en el sistema internacional, apuntalará la conformación de zonas de influencia y dominación internacional, situación que las economías latinoamericanas podrán encarar mejor a través del reforzamiento de los procesos de integración regional, que dotan de un mayor poder de negociación frente a otros bloques en la toma de decisiones. En definitiva, sumar esfuerzos y comprometer una agenda regional es quizás una de las vías para salir avante en medio de la guerra de precios y crisis mundial que nos aqueja.

  3. lejarza said

    El petróleo baja: la contaminación sube

    ASSUMPTA FARRAN POCA

    Directora general de Qualitat Ambiental

    El precio del petróleo baja y, de momento, sin freno. En menos de 6 meses ha descendido en un porcentaje superior al 50%, situándose la última cotización del mes de enero en 46 dólares el barril, muy lejos de los 110 dólares del mes de julio de 2014. A estas alturas seguro que nadie sabe qué pasará con los precios del crudo pero lo que es cierto es que no parece que a corto plazo volvemos a ver valores que superen los 100 dólares por barril dado que este descenso, según los analistas y la propia Agencia Internacional de la Energía, no asociado sólo a efectos coyunturales motivados por la caída de la demanda de los países europeos o de algunas economías emergentes que no crecen lo esperado o bien porque las tensiones de la primavera árabe tampoco han supuesto una caída significativa en la oferta sino también, y de forma muy importante, por el incremento de la oferta de productos petroleros procedentes de los EEUU.

    La irrupción de la técnica de la fractura hidráulica ha permitido poner en el mercado una cantidad importante de petróleo no convencional. Los países de la OPEP, encabezados por Arabia Saudí, han anunciado que no prevén reducir la producción para incrementar los precios como han hecho demasiado a menudo. La razón hay que buscarla en la necesidad de la OPEP ha mantener el modelo de consumo basado en el petróleo, que podría empezar a estar en peligro de forma seria de mantenerse los precios en la frontera de los 100 dólares.

    Los elevados precios del petróleo han empujado al sector privado y público a invertir cantidades importantes en investigación y tecnología que ha permitido dar un salto en la técnica de la fractura hidráulica, logrando competitividad de extracción a 50 dólares; pero también han permitido el desarrollo del vehículo eléctrico, cada vez más competitivo y con rangos de autonomía que crecen año tras año y ponen en peligro el modelo OPEP donde no en vano, la movilidad y el transporte suponen cerca del 70% del consumo de petróleo mundial y es extraordinariamente dependiente. El 98% de los recursos energéticos empleados en el desplazamiento de personas y mercancías son derivados del petróleo. La electricidad, el gas natural y las energías renovables son testimoniales, por no decir insignificantes, en el primer sector de consumo energético mundial.

    Lejos quedan los argumentos apocalípticos del temido peak oil de 2007, fecha en que la demanda de crudo superaba por primera vez en la historia moderna, la capacidad de producción. La falta de recursos energéticos haría elevar los precios del barril del petróleo hasta valores que difícilmente podrían sostener economías como la catalana, la española y también la europea. Se ponían en peligro dos de los tres pilares de la política energética: la garantía de suministro y la sostenibilidad económica del sistema. Pero sin duda ganaba importancia el tercero de los pilares, la sostenibilidad ambiental que por primera vez vería favorecida la necesaria transición del modelo energético hacia fuentes energéticas menos intensivas en carbono, aunque, todo sea dicho, no sea por motivos estrictamente ambientales.

    El petróleo no se acaba, de hecho parece que incluso podemos estar entrando en una era de abundancia energética y el bajo coste económico, a falta de afrontar las externalidades ambientales, permitirá volver a crecer las economías como si no hubiera pasado nada. De hecho, el diferencial de coste previsto para las importaciones de crudo del año 2015 prevén que España se podrá ahorrar 20.000 millones de euros.

    Pero a falta de interés económico y tampoco de necesidad de recursos energéticos, la transición energética sigue siendo absolutamente necesaria y, nos queda un único argumento, quizá el más importante para los humanos: nuestra salud.

    El gran damnificado en Catalunya y en España de esta bajada de los precios del petróleo será la apuesta por la movilidad sostenible. Saldrá perjudicada la necesaria diversificación energética del sector transporte, hoy dependiente en un 98% de un único recurso, el petróleo, así como la posibilidad de usar energías más limpias en la movilidad privada de las ciudades, donde demasiado a menudo se sobrepasan los niveles de contaminación atmosférica. Tampoco habrá razones económicas para incentivar el uso del transporte público frente al vehículo privado, debido a una cuestión tanto obvia como la rebaja del precio del carburante respecto a los costes crecientes del sistema de transporte público que se trasladan a los ciudadanos, vía tarifas.

    Necesitamos un cambio hacia a combustibles más límpios

    Sólo un cambio valiente y osado en la fiscalidad de la movilidad y en la lucha contra la contaminación emitida por el tráfico rodado y el transporte marítimo permitiría no tirar al traste el trabajo realizado desde el 2007 cuando la pérdida de competitividad en el transporte por carretera provocó una apuesta decidida por el transporte de mercancías por ferrocarril y cuando la necesidad de reducir el gasto energético de la movilidad urbana abocó a la puesta en marcha de programas de innovación tecnológica en el sector de la automoción apostando claramente por el vehículo eléctrico en entornos urbanos y por el gas natural en el transporte por carretera de larga distancia y en la navegación.

    Los altos precios del gasóleo y de la gasolina han demostrado la necesidad de afrontar el cambio a combustibles más limpios. Éstos, a pesar de ser más económicos, requieren de fuertes inversiones en los vehículos y en las infraestructuras de recarga. Del mismo modo, el encarecimiento de los combustibles ha estimulado la priorización del transporte público y de la bicicleta ya que los fabricantes de vehículos invirtieran en innovación para reducir las emisiones contaminantes.

    El pasado 15 de octubre la UE aprobó la directiva de desarrollo de infraestructuras de recarga para combustibles más limpios para el transporte. En resumen, los Estados miembros dispondrán, en 2020, de un plan estratégico, con calendario y previsión de inversiones de las infraestructuras necesarias para sustituir el petróleo empleado en el sector transporte por combustibles y propulsiones más limpias: GNL, GLP y electricidad. El impulso a la demanda de los vehículos que deberían utilizar estas infraestructuras, se haría de forma espontánea ya que el sobre coste de los vehículos más limpios -a menudo con un diferencial no inferior al 30%- quedaría compensado rápidamente por el ahorro en la gasto energético.

    El nuevo contexto de precios bajos del petróleo conllevará el incumplimiento de esta estrategia. No parece creíble que alguien acepte un sobre coste que sólo podrá amortizar en 15 años cuando la vida media del vehículo no debería ser superior a 8 años. Resulta fácil deducir que las inversiones en innovación tecnológica emprendidas por el sector de la automoción también se irán a pique si no se apuesta de forma clara por estas tecnologías a fecha de hoy, aunque bastante más caras.

    Es necesario, también, considerar que más tarde o temprano, se acabará la pacificación del tráfico que hemos disfrutado estos últimos 4 años por la crisis económica, de hecho, un reciente estudio del RACC ya apunta a un incremento de la congestión en los accesos de Barcelona en un 29% en el último semestre. Volverán las tensiones de la contaminación y el ruido generados por las congestiones y hay que recordar los graves problemas de salud pública que generan los ciudadanos de la Región Metropolitana ha obligado al Gobierno a declarar la vulnerabilidad de 40 municipios calificándolos como Zonas de Protección Especial atmosférica ya aprobar un ambicioso Plan de Mejora de la Calidad del Aire (2014-2020) que afecta a 5 millones de catalanes que no se puede afrontar sin un cambio de modelo en la movilidad.

    Es necesario recordarlo: el que contamina, paga

    ¿Podemos dejar nuestra salud en manos del precio del petróleo? Sólo hay una respuesta: no! Necesitamos afrontar abiertamente y sin temores el hecho de que quien contamina en su movilidad paga. De hecho, lo que debería dar miedo e incluso vergüenza, es que hoy en nuestro país quien toma la decisión de no contaminar en su movilidad, adquiriendo un vehículo limpio, es quien paga cuando afronta solo y, de su bolsillo, un incremento de los costes que en el mejor de los casos es de un 30%.

    Los programas erráticos de subvenciones, como el Movele, ayudan pero no resuelven el problema. Hay que actuar con contundencia para resolver definitivamente el problema. Hay una gran oportunidad: aprovechar el diferencial de 20.000 millones de euros que no se tendrá que pagar a los países productores. Es un margen que permite la introducción de una fiscalidad ambiental revertir en políticas de movilidad sostenible principalmente centradas en los entorno urbanos, afrontando abiertamente la necesidad de mejorar la calidad del aire de las ciudades y no sólo en los centros históricos, también en las afueras donde, cabe recordar que muchos ciudadanos viven cerca de grandes ejes viarios con intensidades diarias de paso superiores a 100.000 vehículos.

    España está a la cola de Europa en materia de fiscalidad ambiental siendo los impuestos a la movilidad de los más bajos de la UE. Vale la pena reproducir modelos como los de Londres o de las ciudades nórdicas donde las figuras impositivas verdes han contribuido a la implantación de sistemas de transporte público altamente eficientes, a disponer de un parque de bicicletas e infraestructuras asociadas envidiable ya disponer de un parque de vehículos con un porcentaje muy alto de tecnologías de bajas o nulas emisiones y, lo que es más importante, a disponer de ciudades con un alto nivel de calidad de vida, libres de de contaminación y ruido.

  4. lejarza said

    Petroli i política

    JORGE DEZCALLAR

    Quatre països -l’Aràbia Saudita, Rússia, Veneçuela i Oman- acaben de decidir la congelació de la seva producció petrolífera en un intent per calmar els mercats, que han vist una caiguda vertiginosa del preu del cru al llarg de l’últim any des de preus de més de cent euros per barril als actuals, que oscil·len al voltant dels trenta. La decisió s’ha pres a iniciativa de Veneçuela i de Rússia, tot i que són molts els països productors molt durament afectats per una baixada de preus que arriba com mannà del cel per a altres, com Espanya, fortament dependents de les importacions energètiques. En realitat l’ara acordat és un brindis al sol sense conseqüències pràctiques perquè el que el mercat necessita per rebotar és una dràstica retallada en una producció que excedeix la demanda en un parell de milions de barrils diaris i l’actual congelació es produeix quan l’Aràbia Saudita, el principal productor mundial, està molt a prop dels seus nivells màxims (igual que Rússia), quan la demanda es manté àtona per la crisi mundial i per la desacceleració xinesa i quan altres països tan importants com l’Iraq o l’Iran no participen en la congelació acordada sinó que estan desitjant posar encara més cru al mercat. Bagdad perquè necessita diners per combatre l’Estat Islàmic i perquè, encara que volgués, no controla la important part de la seva producció que exporten autònomament els kurds des d’Erbil, i l’Iran perquè després d’anys de sancions que impedien les seves exportacions, té 160 milions de barrils acumulats als quals ha de donar sortida per obtenir els diners que necessita per posar al dia unes infraestructures obsoletes si vol tornar als volums d’exportació de l’època del Xa. La raó de fons d’aquesta situació és que hi ha països que poden sobreviure amb el petroli a trenta dòlars mentre altres no poden. Els grans productors del Golf Pèrsic tenen uns costos de producció inferiors als deu dòlars per barril i l’Aràbia Saudita aprofita aquesta situació per treure’s de sobre a competidors que només són rendibles a preus molt més alts, com és el petroli d’aigües profundes del Brasil, el que s’extreu de sorres bituminoses al Canadà, o el procedent d’esquistos per tècniques de fracking als Estats Units. La tesi de Riad és que tirant a aquests competidors fora del mercat, la producció baixarà i els preus buscaran un nou equilibri sense necessitat d’ulteriors intervencions. A més, la producció també baixarà per la forta caiguda d’inversions en un sector que les exigeix ??molt quantioses i que treballa a llarg termini. De fet, molts bancs provisionen ja pèrdues per projectes de prospecció i explotació suspesos o que es van a suspendre. Però hi ha una altra raó menys confessada per l’actual nivell de preus i és la seva utilització com a arma política per part de l’Aràbia Saudita en contra de països rivals com Rússia i l’Iran. Amb Moscou, Riad manté un dur enfrontament a Síria i també competeix pels mercats energètics europeu i asiàtic. I Rússia està patint molt perquè el preu del gas segueix al del petroli i el 50% dels ingressos russos procedeixen de l’exportació d’energia. A més, ha calculat els seus equilibris macroeconòmics amb un preu de 50 dòlars per barril de petroli i l’actual de $ 32 l’obliga a eliminar programes socials, a apujar impostos i a retallar en un 10% el seu pressupost, tot i que per ara no ha tocat les despeses de Defensa. La disputa de Riad amb Teheran és més visceral i calenta ja que persegueixen diferents objectius a Síria i s’enfronten indirectament al Iemen. L’Aràbia Saudita deixa caure que potser podria retallar la seva producció per apujar el preu del cru si també ho fa l’Iran i aquest no pot ni vol fer-ho, encara que amb els preus actuals guanya menys amb les seves exportacions que abans que li imposessin sancions. El temps juga en contra del president Rohani, que enfronta crítiques del sector dur del seu país per l’acord nuclear, i necessita mostrar a la població que aquest acord millora el seu nivell de vida des de ja, fet que l’obliga a vendre més petroliÉ al preu que sigui. Altres països productors, des d’Algèria a Nigèria, des del Brasil a Angola, i des de Veneçuela a l’Equador o Mèxic, també s’estan veient obligats a retallar pressupostos i a acabar amb subvencions i amb programes socials, cosa que pot acabar afectant l’estabilitat política a alguns llocs. L’exemple més clar és Veneçuela, on l’erràtica política econòmica de la Revolució Bolivariana unida al baix preu del petroli s’estima que farà caure el PIB un 20% en el binomi 2015/2016 mentre la inflació pot disparar-se aquest any fins a un estratosfèric 700%. Caracas obté del petroli el 94% dels seus ingressos i està a punt de fer suspensió de pagaments perquè tampoc pot recórrer ja a l’endeutament internacional. A hores d’ara ningú li fia. Per això, perquè el preu baix del petroli no és una casualitat sinó que respon a estratègies polítiques i econòmiques de grans productors que tenen costos molt baixos i reserves descomunals de diners per capejar el temporal, no sembla que les coses puguin canviar a curt termini. A alguns això els beneficia però altres ja ho estan pagant molt car.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: