Argelaguer Vall del Llierca

Garrotxa: Argelaguer – Tortellà – Montagut i Oix – Sales de Llierca – Sant Jaume de Llierca – Fundat l´any 2005

Amos del sol

Posted by lejarza en 19 agosto, 2013


Amos del sol

Josep Plana

El govern espanyol ha redactat una proposta de reial decret per a la regulació de les condicions de l’autoconsum de l’energia elèctrica. De la mateixa manera, que en temps passats algú deia que era “caudillo por la gracia de Dios”, ara alguns s’estan erigint com a “amos del sol”. Bé, del sol, de les marees, del vent, etc. i, com a tals, pretenen fer-nos pagar un tribut per rebre els rajos del sol. Aquest projecte de reial decret del Ministeri d’Indústria, Energia i Turisme, presentat precisament el 18 de juliol passat, pretén que les persones que, per exemple, vulguin tenir alguna placa solar fotovoltaica destinada a l’autoconsum domèstic a fi de reduir la despesa energètica i ser més sostenibles i eficients, i tot i que no s’injecti corrent a la xarxa, estiguin obligades a fer un contracte amb la companyia elèctrica i a pagar un peatge, tot i que aquesta energia neta obtinguda del sol es produeixi únicament pel consum propi i sense connexió amb la xarxa elèctrica de distribució.
És a dir que, de la mateixa manera, ens podrien cobrar un tribut per estendre la roba al sol, i a aquest pas potser ho faran. Amb aquest reial decret, les instal·lacions destinades a l’autoconsum elèctric, tant per a l’ús domèstic com per a l’empresarial, deixaran de ser viables econòmicament (excepte en els casos de treballar de manera totalment aïllada, a Ceuta, a Melilla i a les Balears). D’altra banda i en la mateixa línia, a les noves tarifes elèctriques, s’apuja la part fixa i s’abaixa la part variable deguda al consum, amb la qual cosa no s’incentiva l’estalvi energètic.
És d’aquesta manera, i precisament a l’Estat espanyol, que es penalitzarà l’energia obtinguda a partir de plaques fotovoltaiques i es potenciarà la ineficiència i la no-sostenibilitat. Algú es pregunta encara com és que tants expresidents, exministres, exconsellers, etc., en acabar la seva carrera política, es recol·loquen amb contractes milionaris com a “assessors” o vés a saber què, a les grans empreses energètiques i de telecomunicacions?

Anuncios

2 comentarios to “Amos del sol”

  1. lejarza said

    Un litoral destruït

    TOMÀS NAVARRO

    L’informe de Greenpeace ha confirmat novament el de Catalunya com un dels litorals més urbanitzats i destruïts de l’Estat espanyol i, per extensió, de la Mediterrània. Davant d’aquest fet preocupant, sobta que encara avui hi hagi tants projectes immobiliaris que volen acabar d’ocupar el poc que queda del nostre litoral, molts dels quals estan paralitzats avui per la crisi. Tanmateix, el pitjor de tot plegat és que tota aquesta destrucció, especialment palesa en aquesta darrera dècada de “boom immobiliari”, no només afecta ja el litoral, sinó que s’ha estès a altres zones del país fins fa poc ben conservades, com és el cas dels Pirineus, amb projectes desgraciats com els de la vall Fosca. Fins quan continuarem sense aprendre dels nostres errors? Tant de bo aquesta crisi marqui almenys l’inici del final d’aquest nefast i insostenible model econòmic fracassat basat en l’especulació, que només ha significat pa per a avui i gana per a demà.

  2. lejarza said

    El ataque contra las renovables es ideológico, no económico

    Juan López de Uralde
    La Marea

    Todavía están cerca aquellos años en que la conexión de una placa solar fotovoltaica a la red eléctrica no era posible en España. Hasta el año 2000, la falta de regulación de la conexión a red, por excusas como la supuesta inseguridad de la misma, hizo que esta energía limpia no tuviera cobertura legal alguna en nuestro país y por tanto sólo existía de manera casi experimental. Hubo que trabajar mucho desde el ecologismo y la universidad para conseguir algo tan básico como que la solar fotovoltaica tuviera un marco legal. Desde entonces en un país que, cómo dice la campaña del gobierno del PP “marca españa”, tenemos 300 días de sol al año, la solar sigue siendo una energía infrautilizada, marginada e injustamente atacada. En la actualidad, Alemania tiene 10 veces más potencia instalada que España, y otros países como Italia, Japón, Estados Unidos o China van ya por delante, mientras aquí se destruye al sector con medidas políticas equivocadas y adoptadas por motivos ideológicos, aunque tapados por excusas económicas.

    Una vez superado aquel difícil obstáculo de la “alegalidad”, con la publicación del decreto que la regulaba en el año 2000 comenzó un lento pero inexorable crecimiento de la energía solar fotovoltaica en España. El establecimiento de primas para su instalación en hogares fue el detonante para que personas concienciadas fueran haciendo instalaciones que en un principio no buscaron el beneficio económico, sino la implantación de otra forma de producir energía limpia.

    El factor ambiental ha sido clave en el desarrollo de las energías renovables. Quienes ahora pretenden reducir el análisis de su rendimiento a un mero tema económico se equivocan: el motor de las renovables ha sido la conciencia ciudadana de que tenemos que actuar contra los graves problemas ecológicos generados por la quema de combustibles fósiles y la energía nuclear. De hecho, su principal beneficio es ambiental, aunque cada vez más son también económicamente interesantes.

    En aquella primera década del siglo XXI la solar fotovoltaica alcanza un nivel de desarrollo mucho mayor del esperado, llegando en 2008 casi hasta los 3.000 Mw instalados, convirtiendo a España en uno de los países con mayor potencia instalada, y permitiendo el desarrollo de un sector industrial que dio empleo a decenas de miles de pesonas. En su conjunto, el sector de las energías renovables creó casi 200.000 empleos directos en España. Pero sucesivas torpezas en las abundantes modificaciones regulatorias que se produjeron, acabaron convirtiéndola en el objeto de todas las críticas a las renovables.

    Precisamente, el éxito en la implantación de las energías renovables, y su creciente peso en la producción de energía eléctrica, fue el detonante de brutales ataques que precisamente comenzaron en aquellos años, y con una componente profundamente ideológica. De hecho, alguno de los primeros informes que se publican contra la industria de las renovables en España se publica en inglés y se presenta en Estados Unidos con el objetivo de que un recién elegido Barack Obama siga el “ejemplo español” en materia renovable. Posteriormente es la fundación política del Partido Popular (FAES) quien recogería el guante de esos ataques, basados fundamentalmente en el coste de las primas para el erario público. El mensaje machacón de que “las renovables son caras” se repite sin el menor análisis de los beneficios que reportan, y va calando en una opinión pública cada vez más agobiada por la situación económica. De esa manera se van facilitando los golpes sucesivos que las renovables en su conjunto, con la fotovoltaica a la cabeza, están sufriendo en nuestro país.

    Con la excusa del alto coste para el erario público de las primas, se ha ido arrinconando a la energía solar. En realidad el asunto de las primas podía haberse abordado de manera diferente, como por cierto se hace en Alemania, con una reducción progresiva que no cercenase su desarrollo, pero se optó por esto último porque el ataque a las renovables en general, y la solar en particular no es económico: es ideológico.

    Además, precisamente el autoconsumo es la señal clara de que la solar puede andar su camino sin ayudas; y el proyecto de Real Decreto –en espacial con la introducción del peaje de respaldo–, la demostración de que no se quiere permitir ese desarrollo. El autoconsumo con balance neto es muy sencillo. Se trata de un mecanismo por el cual las personas que han decidido convertirse en productores energéticos consumen su energía producida por sus instalaciones (normalmente placas solares), aportando los excedentes de energía no consumida a la red eléctrica, y obteniendo de la red eléctrica la energía necesaria cuando su propio sistema no esté produciendo o lo hace por debajo de las necesidades propias. Finalmente, el saldo entre energía aportada y consumida debe ser la que se compute a efectos de pagos o cobros.

    Pero el oligopolio energético dominante no está dispuesto a permitir facilmente que el autoconsumo se desarrolle. Hay demasiados intereses ligados al actual modelo energético como para dejarlo crecer sin más.

    Por ello la respuesta ciudadana es clave para dar la vuelta al actual declive de la energía limpia en España. Si no respondemos a lo que está ocurriendo en materia de energía no habrá salida para la crisis económica, porque España mantiene un gasto de 45.000 millones de euros cada año en importar combustibles fósiles. Ese gasto tiene una incidencia decisiva en nuestra balanza de pagos, y actúa como un lastre permanente del que sólo podemos liberarnos impulsando aquellas formas de producción de energía en las que somos ricos: sol y viento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: